Cobertores

Los cobertores son, como su propio nombre indica, cubiertas impermeables o resistentes a la humedad que se ponen sobre un pañal o material absorbente para evitar mojar la ropa. Pueden estar confeccionados de diversos materiales. Los más económicos son los de plástico o nylon, pero este material prácticamente está en desuso ya que por un lado no es transpirable, ni tiene la duración que otros materiales más novedosos nos ofrecen.

En general tienen la ventaja que no necesitas lavarlos previamente a su utilización, ni en cada cambio de pañal, simplemente airealos y lavalos cuando notes que empiezan a oler a pis o si se manchan de caca.

El cobertor más utilizado hoy en dia está confeccionado con PUL (poliuretano laminado). El PUL ofrece dos ventajas: es un material impermeable y que a la vez permite transpirar la piel. Además tiene un tacto muy suave en el exterior. Podemos encontrar diversos tipos de cobertores de PUL en el mercado, tanto blancos como estampados, e incluso con algodón orgánico en su exterior. También los encontraremos con cierres Velcro o de broches de presión. La mayoría de marcas de pañales hoy en dia ofrecen cobertores de PUL en su oferta, por lo que hay muchísimo donde elegir. Nuestra marcas favoritas en Pul: BAMBINEX, IMSEVIMSE, B ECO

Cobertores BAMBINEX

Cobertores BAMBINEX

Otro material muy utilizado es el tejido polar (en ingles fleece), confeccionado con polyester. Es un material ligero, que permite una perfecta transpiración a la vez que evaporación de la humedad. Esto ayuda a mantener la zona del pañal seca y aireada, lo cual es muy importante en bebés con la piel especialmente delicada o durante la noche. No son impermeables, lo cual implica que si el bebé está sentado o tumbado durante un largo periodo y el pañal se satura de humedad, esta puede pasar a la ropa, ya que no da tiempo a evaporarse. Sin embargo mucha gente lo considera una excelente opción para las noches. Suelen ser más abultados que los cobertores de PUL, lo cual no genera tampoco problemas al utilizarse por las noches. El mayor problema que suelen presentar es que con el tiempo generan mal olor y algunas marcas pueden quedar con un tacto un tanto áspero.

Cobertor Bummis con capa exterior de algodón

Cobertor Bummis con capa exterior de algodón

El algodón laminado también es un buen material para los cobertores, y además permite encontrar una variedad amplísima de estampados y colores. Pero como inconveniente suele ser menos impermeables que el PUL, por lo que se recomienda utilizar los cobertores confeccionados con este material durante el día. Es un material que cada día se emplea menos en la confección de cobertores.

La lana es un material 100% natural y que nos proporciona tanto resistencia a la humedad como transpirabilidad. Ayuda a regular la temperatura corporal, permitiendo evaporar la humedad propia de la transpiración. Podemos encontrar cobertores de lana merino tanto tricotados como fieltrados, resultando en cualquier caso una excelente opción, sobre todo durante la noche. Periódicamente tendrás que lanolizarlos para que no pierdan propiedades impermeables, un poco más abajo te explicamos cómo hacerlo.

Nuevamente, encontramos bastante variedad en el mercado. Puedes encontrarlos en distintos formatos: por un lado los hay de lana fieltrada, que ofrecen mayor impermeabilidad y duración, su precio suele ser mayor. Por otro lado están los tricotados, dentro de los que hay un gran mercado, tanto los tricotados a mano como los confeccionados con tejidos ya elaborados de lana merino. Los cobertores tricotados los puedes encontrar a su vez en formato “shortie” (cortos) o “longies” (largos, como un pantalón). Nuestros favoritos, los “LONGIES” merino de BABYIDEA los fieltrados Merino Embroidered de Mam:

Cobertor de lana merino bordado

Cobertor de lana merino bordado

Por último, podemos confeccionar nuestros propios cobertores una vez encontrado el material adecuado: tejido polar milled fleece, para los cobertores polares, o lana extralanolizada, que nos permitirá tejer un estupendo cobertor de lana merino, así como tejido merino rib o interlock, aunque se recomienda tener remalladora para coser estos dos últimos tejidos.

Cuál elegir 

Es muy importante elegir correctamente el cobertor. Podemos tener el mejor pañal del mundo, pero si el cobertor no funciona y no se ajusta de manera adecuada, no nos servirá de nada, ya que la ropa del bebé se mojará constantemente.

Debemos considerar los siguientes factores antes de elegir un cobertor: comodidad para el bebé, fiabilidad, durabilidad y facilidad de uso. También el tipo de pañal que vayamos a utilizar con el cobertor es muy importante. Para pañales cuadrados o predoblados es muy importante que este sea lo bastante ajustado para que el pañal no se mueva.

En pañales ajustados o con forma puedes utilizar prácticamente cualquier tipo de cobertor.

Consejos y trucos para un buen ajuste del cobertor

Cuando coloques el cobertor, asegúrate de que este cubra la totalidad del pañal y que ninguna zona quede fuera, ya que, por pequeña que sea, podria actuar como “mecha” y acabar empapando toda la ropa. Si el cobertor no consigue cubrir todo el pañal se impone un cambio de talla. Comprueba también que se ajusta bien a la pierna y no hace “bolsas”, eso sí, sin que deje marcas (debes ser capaz de introducir un dedo entre la piel del bebé y cobertor para saber si le está apretando demasiado)

Jugando con el cierre Velcro conseguimos también variar la zona de ajuste. Si subimos los ángulos interiores del cobertor conseguiremos un mayor ajuste en la zona de la piernas, y más amplio si lo giramos hacia abajo. Ten cuidado al subir el velcro que no quede fuera del pañal para no dañar la barriguita de tu bebé.

A veces el body interior se remete por la zona de los muslos, para evitarlo hay un método sencillo, cierra los broches en diagonal.

Lanolización de un cobertor de lana

Los cobertores de lana funcionan muy bien, pero antes de su uso (si no vienen lanolizados) y periodicamente tendrás que hacer este tratamiento. Aqui te damos la receta con tratamiento para lana líquido, puedes utilizar también Purelan, de venta en farmacias.

Agitar la botella del tratamiento para lana y disolver 2-3 cucharadas  en dos litros de agua caliente. Introducir el cobertor en el agua una vez ésta haya alcanzado los 30ºC.

Dejar toda la noche en remojo. Enjuagar con agua fria a la que habremos añadido unas gotas de vinagre, y dejamos en remojo diez minutos más. Escurrir y secar, preferentemente en plano. Una vez esté seco está listo para volver a utilizarlo.

www.bebesnaturales.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 7 = 10

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>